Árbol que nace doblao, ¿jamás su tronco endereza?

La expresión que uso para titular este artículo es parte de la letra de una canción muy famosa, del género salsa, llamada “El gran varón”. Esta canción fue interpretada por el salsero Willie Colón en 1988, pero su letra pertenece al panameño Omar Alfanno, quien reconoce que el origen de la misma está en la historia trágica de un amigo que moría en 1986, por causa del Sida.

Aparte de la calidad interpretativa de Willie Colón, que no tiene discusión, y la melodía pegagosa y una letra que es muy impactante, debo reconocer que esta canción tiene dos afirmaciones que son contrarias a nuestra fe cristiana.

Haciendo la claridad que en referencia a la naturaleza de los árboles, lo que dice es cierto, pero en la metáfora que hace en referencia a los homosexuales, hay dos aspectos a revisar.

Primero, la expresión del coro: “Árbol que nace doblao…” cuando vamos a la biblia, a la ciencia, a la lógica de la naturaleza, es claro que que no es cierto que haya “árboles” y su simil, seres humanos, que nazcan con una tendencia homosexual.

Múltiples estudios genéticos han demostrado, hasta la saciedad, que no existe un gen homosexual, y que no hay evidencia que una persona “nazca” con una indeterminación genética acerca de su género. Sólo es posible nacer con cromosomas XX o XY. Dice la Biblia: “Varón y hembra los creó”…

En otras palabras, no se nace homosexual, pero los grupos pro LGTBI promueven constantemente esta aseveración para “convencer” a chicos y chicas que están confundidos acerca de su género, para que se “resignen” a aceptar esa condición, con la excusa o la validación que ellos nacieron así.

Segundo, la expresión del coro: “Jamás su tronco enderaza“..en referencia a los árboles, esto puede ser cierto; pero no con referencia a seres humanos.

Ya dijimos que NO se nace homosexual, pero aún así, si una persona asume una condición sexual divergente, ya sea homosexual, lesbiana, transexual etc, siempre, siempre tendrá la oportunidad de retornar a su condición de género de nacimiento. Dios es poderoso para hacer nuevas todas las cosas.

Aún que Willie Colón cante que “Árbol que nace doblao, jamás su tronco endereza”.. Quienes creemos en el poder de Dios y la obra de Jesucristo, sabemos que para Él no hay nada imposible.

Finalmente, si la condición homosexual no es génetica, sino el resultado del ambiente cultural, las influencias y las inclinaciones propias de una desviación; siempre podemos afirmar que, en términos metafóricos de los seres humanos:

No hay árboles que nazcan doblaos, y si así fuere, siempre se podrá enderezarse ese tronco“.

Dios es grande y para Él no hay nada imposible.

Leave a Comment