A partir de lo que veniamos diciendo, en el artículo ideología de género, segunda parte. Esto implicaría, dice la Dra. Catherine Scheraldi que, si me siento mujer, pues eso es lo que soy, Incluso, los defensores de la ideología de género desean probar que los niños escojan el sexo que ellos quieren ser. Esto significaría que, si un niño siente que es Superman, deberíamos permitirle que se identifique como tal porque eso es lo que siente.

Hace algún un tiempo la BBC de Londres informó que una mujer sentía que era hija del famoso artista Salvador Dali, análisis de ADN probaron la falsedad de lo que ella sentía. Entonces, ¿por qué decidimos creer en la genética en este caso, y no cuando un niño afirma que siente que es (varón o hembra) cuando realmente no lo es?

Es notorio que no podemos decidir lo que somos basándonos en nuestros sentimientos y en contra de la evidencia. Algunas personas manifiestan que sienten que son animales e incluso han tratado de vivir como tales. Pero no por eso los consideramos animales. ¿Por qué no? Porque su genética prueba todo lo contrario.

Usaremos un versículo bíblico como ilustración y aplicación. Proverbios 14:5: “El testigo veraz no mentirá, pero el testigo falso habla mentiras”. Es evidente que el contexto de ese pasaje no es la sexualidad humana, pero a modo de ejemplo podríamos declarar que el testigo veraz es la composición genética que Dios nos dio y el testigo falso es la cirugía que pretende hacernos lucir como lo que no somos.

Una mujer puede acentuar o remover aspectos de su feminidad con sus acciones, pero ella no puede alterar su verdadera feminidad. Aun después de masculinizar su feminidad, esa mujer porta un par de comosomas XX en cada célula de su cuerpo. La confusión y caos de nuestra cultura se deben, en gran poporción, a que las mujeres (y también los varones) se han conformado a los patrones y formas de pensar del mundo, que son contrarios a las directrices dadas por el apóstol Pablo en Romanos 12:1-2.

La cosmovisión cambió, y por lo tanto también cambió el lenguaje. Ya no es “género biológico”, como siempre se afirmó, sino “género asignado”, lo cual significaría que este fue asignado al nacer por parte del personal médico, sin conocer si será el género con el que el niño o la niña se identificarán.

Como hemos visto, la biología, la embriología y la genética demuestran que solo hay dos sexos. Esta noción de que el género es independiente del sexo biológico se considera precisamente una ideología porque no está basada en la ciencia.

Este fragmento es tomado del libro: Revolución Sexual: Una perspectiva bíblica y un análisis médico. De la Dra. Catherine Scheraldi de Nuñez. Publicado por Editorial Brodman y Holman. Adquíeralo en su librería cristiana de confianza.

Por: William Castaño

Leave a Comment