La iglesia tiene como tarea edificar

“El ministerio se hace para que el cuerpo de Cristo pueda edificarse. El apóstol Pablo en Efesios 4:11-12 dice: ” Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo”.

El término que Pablo emplea Para “edificar” es la palabra griega oikodome, que es un término de la construcción. Da la imagen de edificar una casa. Edificar vidas es el llamado.

Este tipo de imágenes se presenta en todo el Nuevo Testamento. Se desafía a los creyentes a continuar en el proceso de crecimiento de la fe.

En Colosenses 2:6-7, Pablo dice: “Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias”.

Preste atención a las expresiones usadas. El término para edificar indica una acción continua. La casa siempre debe retocarse. La aplicación es sencilla: “Edificar vidas es algo activo y contínuo, es un proceso”.

Y hay más, I de Pedro 2:5 y Efesios 2:22 comparan la expansión del Reino de Dios con la edificación de una casa. Cuando la gente deposita su fe en Cristo, la casa espiritual se expande. Siempre hay algo nuevo para agregar.

En ambos sentidos el Señor nos llama a ser parte, junto con Él, de un grandioso proyecto de edificación. Debes llevar a las personas a una relación personal con Dios y así edificar la casa espiritual. Y debes edificar la vida de estas personas ayudándolas a avanzar en su fe.

Tomado del libro: “Iglesia simple” de Thom Rainer. Editorial B&H de LifeWay, Capítulo 5. Adquiera este excelente libro en su librería cristiana favorita o escríbanos para orientarle.

Por William Castaño Baron

Leave a Comment